#serfelizpaga

mindfulness

Los 24 convocados a Rusia 2018 ...

Escrito por mentefeliz 19-06-2018 en FELICIDAD. Comentarios (0)

El fútbol es una industria de emociones que mueve al planeta entero, y ahora con el mundial de Rusia 2018, los colombianos apagaremos el foco político y encenderemos el "Modo Mundial". Y es que estar divididos entre “buenos” y “malos”, al final no aporta a un país que a pesar de todas las dificultades que tenemos, hemos logrado sobrevivir a más de 50 años de guerra, a los saqueos de la corrupción, a las garras del narcotráfico y a un sinfín de oportunidades de mejora, pero ha sido gracias a la gente entusiasta, inteligente, creativa y apasionada que hoy se une para decirle a la Selección Colombia: ¡Si se puede!

Si bien el talento de nuestros jugadores ha sido decisivo para llegar al mundial de Rusia 2018, las fortalezas del carácter no han sido un tema menor. Son habilidades intrínsecas y necesarias para moviliza el talento, y hacen que todo sea mágico en la cancha y fuera de ella. Martin Seligman, padre de la Psicología Positiva, dice que son las vías o caminos para llegar a alcanzar las virtudes humanas y que cuando se aplican a todas las cosas que hacemos, florece. En nosotros nuestra mejor versión.

Por eso, hoy el equipo de mentisport les trae los 24 convocados, incluido el Director Técnico…

1.  Espiritualidad:

Es Director Técnico del equipo y se encarga de guiar desde su interior inspirando a cada uno a conectarse con el universo y fluir con lo que sabe hacer.

2.  Liderazgo

Capacidad de automotivarse y motivar a los demás para lograr que se cumplan las metas, preservando siempre las buenas relaciones y la inteligencia emocional..

3.  Ecuanimidad

Capacidad de tratar a todas las personas de acuerdo con las nociones de ecuanimidad y justicia. No dejar que sentimientos personales sesguen al tomar decisiones. Ser justo.

4.  Trabajo en Equipo

Participar y trabajar bien como parte de un equipo y no individualidades. Ser leal al equipo con los principios de colaboración. Cumplir con sus responsabilidades y compromisos para alcanzar un objetivo común.

5.  Honestidad

Capacidad de ser honesto, no solo por decir la verdad, si no también, por actuar de forma genuina y auténtica asumiendo, la responsabilidad por sus propios emociones y acciones.

6.  Amabilidad

Ser amable y generoso con los demás. Capacidad de ayudar, cuidar o hacer un favor con cariño. Fair Play a flor de piel.

7.  Amor por el Aprendizaje

Está relacionado a la fortaleza de ‘curiosidad’, pero abarca aún más, ocupándose de la tendencia hacia la actualización sistemática del conocimiento propio. Ser estudiantes de la vida.

8.  Juicio

Capacidad para pensar con profundidad y tomar decisiones considerando todos los puntos de vista. No precipitarse a llegar a conclusiones prematuras. Ser capaz de cambiar de opinión y que la terquedad no los domine.

9.  Humildad

Dejar que el talento, los logros y las acciones hablen por sí mismos. Actuar sin pretensión con el ánimo de disfrutar y servir al país.

10.  Apreciación por la belleza y la  excelencia.

Notar y apreciar lo bueno que está a nuestro alrededor, la excelencia y/o habilidad en diversos ámbitos. Mirar hacia adentro y creérselo.

11.  Prudencia

Tomar decisiones con cautela. No tomar riesgos innecesarios. No hacer cosas de las que se puedan arrepentir en un futuro.

12.  Inteligencia Social

Ser consciente de los motivos y sentimientos propios y de los demás. Saber qué hacer para encajar en con todos. Capacidad de entender las maneras de conectar con las demás personas. Siempre pensar en el bien común.

13.  Curiosidad

Impulso e interés por las experiencias y las cosas. Esa capacidad de encontrar, explorar y descubrir cosas fascinantes.

14.  Gratitud

Ser consciente y agradecido por las cosas buenas que sucedan. Tomar el tiempo necesario para expresar agradecimiento.

15.  Amor

Valorar relaciones íntimas con los demás, en particular con aquellas donde el compartir y el cariño es recíproco. Capacidad sentirse muy cerca a los demás.

16.  Perspectiva

Ser capaz de proporcionar sabios consejos a los demás. Tener formas de ver el mundo de una manera que tiene sentido para ti mismo y para los demás.

17.  Perdón

Perdonar a aquellos que han obrado mal. Aceptar los defectos de los demás. Capacidad de otorgar una segunda oportunidad. Tener el perdón como guía, y no la venganza.

18.  Entusiasmo

Abordar la vida con fogosidad y energía. No hacer las cosas a medias o con desinterés, sino sintiéndose vivo y activo. ¡Con toda!

19.  Valentía

No reducirse por alguna amenaza, desafío, dificultad o dolor. Defender lo correcto y decir lo que se piensa con buen tono, aunque tenga oposición. Actuar con convicción y llevar al máximo su capacidad de valentía física sin limitarse a ella.

20.  Humor

Capacidad de hacer sonreír a las demás personas y gozarse cada momento.

21.  Creatividad

Pensar en nuevas soluciones y formas de conceptualizar y de hacer las cosas.

22.  Perseverancia

Perseverar en el objetivo, a pesar de los obstáculos. Sacar las cosas adelante.

23.  Esperanza

Esperar lo mejor para la final y trabajar para lograrlo. Pensar que el resultado final

está en tus manos.

24.  Autorregulación

Regular sus emociones y gestionarlas para bajar cualquier interferencia que los saque del partido. Respiraciones profundas siendo consciente de las emociones para no actuar instintivamente, sino más bien, pensar antes de actuar.

Hoy los convocados más allá de ir a representarnos a Rusia, son para sentirlos y aflorarlos en cada una de las cosas que hagamos. Hoy el país entero le manda la mejor energía a nuestro seleccionado. Hoy, hacemos uso de todas esas fortalezas para aplaudir y agradecer a cada uno de las personas que hizo posible que estemos en el mundial de Rusia 2018, y que ha hecho que nos unamos para cantar el himno nacional al unísono vibrando por un país pujante, alegre, apasionado y comprometido que imprimimos ese sello en cada rincón.

¡Vamos muchachos!, arriba esa sonrisa, ese talento, y ese sentir desbordado por los colores de la bandera que hoy marcan el camino de la esperanza. Gracias por hacer que nuestro cerebro experimente el placer infinito y que nuestros corazones se aceleren cuando los vemos y decimos: ¡Viva Colombia!

Samuel Arias Calero – Emotional Sponsor & Co Founder mentisport - @bfulnessC


La Felicidad que trasciende.

Escrito por mentefeliz 11-04-2017 en FELICIDAD. Comentarios (0)

Hoy desperté pensando en las percepciones y en lo curioso que resulta aprender de ellas. Gracias a poder entender què hay en nuestro cerebro y cómo se forma nuestro modelo del mundo, entiendo con más claridad cuando decimos: "Mi felicidad es mi decisión y nadie me viene a hablar de eso". Por ejemplo: Las frutas que caen del àrbol ya no existirán más para el árbol, pero esa semilla va a dar fruto a otro àrbol y a màs frutas. Así veo yo la felicidad, en una manera de desprenderse con la absoluta tranquilidad de que estás trascendiendo. la pregunta de fondo que nos queda es: ¿De qué está hecha tu semilla ?.

Samuel Arias C / @pilifecol / sarias@pilife.co

CERTIFICACIÒN EN PSICOLOGÍA POSITIVA, MÉXICO - EXPERIENCIA 1. Buscando Hotel.

Escrito por mentefeliz 28-03-2017 en FELICIDAD. Comentarios (0)


"Cuídate mucho mi amor, por favor”, fue lo último que escuché de mi esposa antes de partir a México rumbo a mi primera inmersión, después de un beso “atornillado”, un abrazo y un beso gigante a mis hijas. Ese “cuídate” me quedo sonando bastante durante el viaje porque le puso mucho acento. Claro, es que cuando uno tiene una responsabilidad con la familia y un compromiso serio con lo que está haciendo, el primer verbo es CUIDAR. Pues me lo tome literal y decidí ponerlo de escudo en cada una de las cosas que haría. Ya en el avión, lo volví a recordar cando las pantallas despliegan el mensaje curtido de que hay que ponerse la máscara de oxígeno primero para después ayudar al que está al lado. Muchas veces intentamos ayudar a los demás con toda la genuina intensión, pero a causa de no ser conscientes de este principio tan elemental, terminamos haciendo mucho daño y hasta perturbando nuestro propio camino. Fue así como un día decidí empezar con mi “mascara de oxígeno” para poder ayudar a los demás. Pero también tenía claro que no basta con soñarlo ni pensarlo; era necesario entrenarse para entender ese principio, razón por la cual esta certificación es un complemento de lo que he venido haciendo durante estos últimos años. Contarles estas historias, significa trasladarles mi experiencia y al mismo tiempo disfrutar al recrear las maravillosas cosas que viví de las cuales estoy seguro algunas harán eco en su cerebro.

A causa de que no estaba seguro de poder ir ya que tenía muchos compromisos, no logré reserva en el hotel Buena Vibra, donde se haría la inmersión. Entonces simplemente me acorde de un dicho que dice: “la cara del santo hace el milagro”, y decidí hacer una reserva en un hotel cerca donde llegar esa noche para madrugar al día siguiente al hotel e intentar conseguir la reserva directamente. Sin embargo, realmente la cara de santo ( no de Santos ) no me ayudó mucho porque definitivamente no había disponibilidad. Salí medio aburrido a buscar otro Hotel, y esa brisa fresca de la mañana en ese maravilloso pueblo de Tepoztlán, en medio de unos callejones bellísimos adornados con Bugambilias, Dalias y algunas flores que no conocía, me cambiaron la cara. Todo era absolutamente empedrado, parecido un poco a Villa de Leyva, y al fondo se visualizaban unas montañas majestuosas y gigantes, que más tarde vine a saber que era el imponente Tepozteco: Un lugar sumamente inspirador lleno de mitos y leyendas, pero sobre todo un lugar sanador que más adelante les contaré cuando subí a conocerlo. Seguí mi camino en busca de un Hotel y vi a una señora delgada caminado muy rápido y con cara de ponqué, reflejada en una amable sonrisa que me regaló. Seguí caminando muy decididamente a disfrutarme esos paisajes con toda la tranquilidad; ni me importaba que me cogiera la noche. Esa era una de las cosas que quería realmente hacer también: Desconectarme y olvidar por un momento la sórdida Bogotá que a veces nos envuelve en el día día y nos hace olvidar que existimos. De pronto venia de nuevo la Señora a su velocidad, pero esta vez la detuve y le dije, también con mi cara de pastel: “Perdóneme Señora, que envidia esas caminatas suyas, ¿Usted vive por aquí? – Si, no hay nada mejor que caminar. Vivo en Ciudad de México, pero tengo una finca de descanso por aquí, dijo con toda tranquilidad.

Pensé en ese momento que, si le hubiera dicho lo mismo a una persona en Bogotá a esa hora de la mañana, con seguridad habría salido corriendo. – Es que vengo a estudiar Felicidad por una semana en esta zona y estoy buscando un Hotel donde quedarme, ya que el en Buena Vibra no hay disponibilidad.  Esta vez quitó la cara de pastel y puso una de cruasán. - ¿“Felicidaaaad” ?, me pregunto casi asustada con su bonito acento Mexicano. – Si, Felicidad ….y emprendí una caminata deliciosa hablando de lo que amo hacer y al mismo tiempo señalándome algunos lugares. – Bueno Samuel, ahí en Madre Tierra puede conseguir algo, toque el timbre por el otro lado y una Señora de edad le abre. Fue un gusto conocerte y de verdad voy a indagar más sobre lo que tú haces. – Infinitas gracias Liliana por tu tiempo y sugerencias; esta vez se lo dije con cara de pandebono. Linda caminata.

La señora de Madre Tierra, muy querida, pero finalmente tampoco tenía disponibilidad. Cuando iba para el otro lugar sugerido, vi a un Señor de cabello blanco y con una pinta de extranjero, que al acercarme, me dio la sensación de ser una persona tranquila y muy amable. Después de echarle el rollo, me dijo: -  Mucho gusto, soy Carlos Noriega, qué raro que no haya en Madre Tierra, yo construí esas cabañas hace un tiempo, ven te muestro algo por si te interesa. Este espacio justo lo desocuparon hoy y está sin arreglar, pero si te interesa, lo puedes tomar, me dijo con su tranquilidad abrumadora. Al abrir el sitio, era un maravilloso Búngalo, como le llaman ellos, una especie de cabaña de madera con muy finos detalles (adjunto video ). Tenía una energía increíble y un patio con una hamaca blanca desde donde se podía mirar el Tepozteco. Con cara Mogolla, un poco incrédulo le dije: - Claro, está muy lindo, pero la verdad no traigo mucho presupuesto. - ¿Cuánto tienes ?, me dijo con una expresión de “eso es lo de menos”.  Hice una matemática rápida basado en el precio de Buena Vibra y lo que llevaba porque sí me tocaba comprar el paquete de alimentos de toda la semana, ya que estaba ahilado al programa. – No tengo mucho, tengo como …….. – Bueno, te dejo los 7 días en MXN 4.000 pesos mexicanos, es decir, como unos USD 200 los 7 días. – Con una expresión de gratitud infinita, le dije: “Las cosas siempre suceden para algo, muchas gracias”, seguido de un fuerte apretón de manos, quizá para siempre”. Otra conspiración del universo: ¡Un espacio maravilloso, una persona increíble y a media cuadra del Hotel Buena Vibra …De una!

Me fui feliz de haber encontrado una morada, fui por mi maleta, pero aun incrédulo y en medio del desayuno, tomé la tarjeta que me dio y entré a internet para mirar quién era esa persona tan amable y con esa paz que reflejaba, al mismo tiempo que le envié una foto de la tarjeta de presentación y todas las indicaciones a mi esposa, “por si las moscas”. Uno nunca sabe, pensé. Con ese apellido “Noriega”, hasta me olió al canal de Panamá.  La brisa seguía golpeando deliciosamente y devoraba esos chilaquiles con un hambre feroz, mientras entraba a su página web. Lo primero que encontré, fue esta descripción: “No recuerdo mi llegada a este mundo, pero quiero empezar con mi agradecimiento, por el amor y los cuidados de quienes fueron mis padres. Ya dejaron su cuerpo físico, pero viven en mí, en forma de amor.”. “Ay mamá”, dije para mis adentros intentando toser porque se me fueron los chilaquiles por el camino viejo. Me removió el corazón porque quienes tenemos los padres vivos, a veces nos cuesta decirles cuanto los amamos y cuan agradecidos estamos. Ya estábamos hablando de Felicidad: La Gratitud, ese bello sentimiento que sacude positivamente al mundo y al cerebro. Seguí indagando más, ya no por temas de seguridad, sino encantado de ese extraordinario Arquitecto de profesión que se debate entre las letras y la meditación desde que se ordenó como monje de la orden ascética de Shankara.

Regresé a la 1:00 de la tarde con la maleta, cruzamos con Carlos unas cuantas palabras más, quizá las suficientes para despertar el interés mutuo de lo que hacíamos cada uno y dejar unas cuerdas tendidas, listas para empezar a tejer una nueva historia.

Fui a dar una pequeña vuelta al centro del pueblo a encontrare con unas amigas colombianas para almorzar. Regrese en la noche a descansar y recuperar energías para la primera clase del día siguiente. Ya era mucho voltaje para este cuerpecito ……. 

Nos veremos en el segundo dìa ...

Samuel Arias / @pilifecol / sarias@pilife.co