#serfelizpaga

CEREBRO

Los 24 convocados a Rusia 2018 ...

Escrito por mentefeliz 19-06-2018 en FELICIDAD. Comentarios (0)

El fútbol es una industria de emociones que mueve al planeta entero, y ahora con el mundial de Rusia 2018, los colombianos apagaremos el foco político y encenderemos el "Modo Mundial". Y es que estar divididos entre “buenos” y “malos”, al final no aporta a un país que a pesar de todas las dificultades que tenemos, hemos logrado sobrevivir a más de 50 años de guerra, a los saqueos de la corrupción, a las garras del narcotráfico y a un sinfín de oportunidades de mejora, pero ha sido gracias a la gente entusiasta, inteligente, creativa y apasionada que hoy se une para decirle a la Selección Colombia: ¡Si se puede!

Si bien el talento de nuestros jugadores ha sido decisivo para llegar al mundial de Rusia 2018, las fortalezas del carácter no han sido un tema menor. Son habilidades intrínsecas y necesarias para moviliza el talento, y hacen que todo sea mágico en la cancha y fuera de ella. Martin Seligman, padre de la Psicología Positiva, dice que son las vías o caminos para llegar a alcanzar las virtudes humanas y que cuando se aplican a todas las cosas que hacemos, florece. En nosotros nuestra mejor versión.

Por eso, hoy el equipo de mentisport les trae los 24 convocados, incluido el Director Técnico…

1.  Espiritualidad:

Es Director Técnico del equipo y se encarga de guiar desde su interior inspirando a cada uno a conectarse con el universo y fluir con lo que sabe hacer.

2.  Liderazgo

Capacidad de automotivarse y motivar a los demás para lograr que se cumplan las metas, preservando siempre las buenas relaciones y la inteligencia emocional..

3.  Ecuanimidad

Capacidad de tratar a todas las personas de acuerdo con las nociones de ecuanimidad y justicia. No dejar que sentimientos personales sesguen al tomar decisiones. Ser justo.

4.  Trabajo en Equipo

Participar y trabajar bien como parte de un equipo y no individualidades. Ser leal al equipo con los principios de colaboración. Cumplir con sus responsabilidades y compromisos para alcanzar un objetivo común.

5.  Honestidad

Capacidad de ser honesto, no solo por decir la verdad, si no también, por actuar de forma genuina y auténtica asumiendo, la responsabilidad por sus propios emociones y acciones.

6.  Amabilidad

Ser amable y generoso con los demás. Capacidad de ayudar, cuidar o hacer un favor con cariño. Fair Play a flor de piel.

7.  Amor por el Aprendizaje

Está relacionado a la fortaleza de ‘curiosidad’, pero abarca aún más, ocupándose de la tendencia hacia la actualización sistemática del conocimiento propio. Ser estudiantes de la vida.

8.  Juicio

Capacidad para pensar con profundidad y tomar decisiones considerando todos los puntos de vista. No precipitarse a llegar a conclusiones prematuras. Ser capaz de cambiar de opinión y que la terquedad no los domine.

9.  Humildad

Dejar que el talento, los logros y las acciones hablen por sí mismos. Actuar sin pretensión con el ánimo de disfrutar y servir al país.

10.  Apreciación por la belleza y la  excelencia.

Notar y apreciar lo bueno que está a nuestro alrededor, la excelencia y/o habilidad en diversos ámbitos. Mirar hacia adentro y creérselo.

11.  Prudencia

Tomar decisiones con cautela. No tomar riesgos innecesarios. No hacer cosas de las que se puedan arrepentir en un futuro.

12.  Inteligencia Social

Ser consciente de los motivos y sentimientos propios y de los demás. Saber qué hacer para encajar en con todos. Capacidad de entender las maneras de conectar con las demás personas. Siempre pensar en el bien común.

13.  Curiosidad

Impulso e interés por las experiencias y las cosas. Esa capacidad de encontrar, explorar y descubrir cosas fascinantes.

14.  Gratitud

Ser consciente y agradecido por las cosas buenas que sucedan. Tomar el tiempo necesario para expresar agradecimiento.

15.  Amor

Valorar relaciones íntimas con los demás, en particular con aquellas donde el compartir y el cariño es recíproco. Capacidad sentirse muy cerca a los demás.

16.  Perspectiva

Ser capaz de proporcionar sabios consejos a los demás. Tener formas de ver el mundo de una manera que tiene sentido para ti mismo y para los demás.

17.  Perdón

Perdonar a aquellos que han obrado mal. Aceptar los defectos de los demás. Capacidad de otorgar una segunda oportunidad. Tener el perdón como guía, y no la venganza.

18.  Entusiasmo

Abordar la vida con fogosidad y energía. No hacer las cosas a medias o con desinterés, sino sintiéndose vivo y activo. ¡Con toda!

19.  Valentía

No reducirse por alguna amenaza, desafío, dificultad o dolor. Defender lo correcto y decir lo que se piensa con buen tono, aunque tenga oposición. Actuar con convicción y llevar al máximo su capacidad de valentía física sin limitarse a ella.

20.  Humor

Capacidad de hacer sonreír a las demás personas y gozarse cada momento.

21.  Creatividad

Pensar en nuevas soluciones y formas de conceptualizar y de hacer las cosas.

22.  Perseverancia

Perseverar en el objetivo, a pesar de los obstáculos. Sacar las cosas adelante.

23.  Esperanza

Esperar lo mejor para la final y trabajar para lograrlo. Pensar que el resultado final

está en tus manos.

24.  Autorregulación

Regular sus emociones y gestionarlas para bajar cualquier interferencia que los saque del partido. Respiraciones profundas siendo consciente de las emociones para no actuar instintivamente, sino más bien, pensar antes de actuar.

Hoy los convocados más allá de ir a representarnos a Rusia, son para sentirlos y aflorarlos en cada una de las cosas que hagamos. Hoy el país entero le manda la mejor energía a nuestro seleccionado. Hoy, hacemos uso de todas esas fortalezas para aplaudir y agradecer a cada uno de las personas que hizo posible que estemos en el mundial de Rusia 2018, y que ha hecho que nos unamos para cantar el himno nacional al unísono vibrando por un país pujante, alegre, apasionado y comprometido que imprimimos ese sello en cada rincón.

¡Vamos muchachos!, arriba esa sonrisa, ese talento, y ese sentir desbordado por los colores de la bandera que hoy marcan el camino de la esperanza. Gracias por hacer que nuestro cerebro experimente el placer infinito y que nuestros corazones se aceleren cuando los vemos y decimos: ¡Viva Colombia!

Samuel Arias Calero – Emotional Sponsor & Co Founder mentisport - @bfulnessC


¿Cuál es el cuento del Día Internacional de la felicidad?

Escrito por mentefeliz 21-03-2017 en CEREBRO. Comentarios (0)


El 28 de junio de 2012 la ONU, decide proclamar el 20 de marzo Día Internacional de la Felicidad, en la vía de reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno. Y es que hay un ejército de información sobre la felicidad que va desde los filósofos pensadores, ciudadanos de a pie, psicólogos, sociólogos, científicos, budistas, la biblia, los medios de comunicación, etc, hasta lo que hoy conocemos como la Psicología Positiva y la Neurociencia con una aproximación científica y rigurosa…en fin, una industria que mueve miles de millones de pesos y divide a convencidos y detractores que sustentan que la felicidad es un tema personal.

¡Cuando empecé a trabajar con el tema de la felicidad ya desde hace algunos años, los gerentes de HR y quienes tenían el poder de decidir sobre los programas de entrenamiento, me miraban como con cara de “se la fumo verde!” y muy celosamente uno que otro me contrató con “talleres para aprender a ser feliz”. Eran verdaderos desafíos porque la gente esperaba el stand up comedy o que al menos les sacáramos una que otra carcajada, y yo escasamente hago reír a mis hijas. Puedo decir que en esos momentos experimentaba la verdadera felicidad: ¡Todas mis emociones juntas venciendo al miedo para no paralizarme!

¡Sabía que era un hueso duro de roer, pero al mismo tiempo tenía la plena convicción de que ese era mi camino, pues claro!, ya había comido decenas de libros y empezaba a experimentar mi propia felicidad, rezando el viejo adagio que dice que uno no puede dar de lo que no tiene. Entonces, amén de las investigaciones que he venido realizando y de los maravillosos acercamientos que he tenido con personas de alto nivel que son verdaderos referentes de la Felicidad, me han inspirado y me corroborado que la Felicidad no es una moda sino una tendencia irreversible.

Como sabemos, la felicidad no es un tema nuevo; de hecho, se originó hace millones de años con los primates y luego en la urbe con las personas, dicen los biólogos evolutivos. Hemos aprendido que los primates, incluso los niños, nos corroboran que somos seres colaborativos, altruistas y sociales por excelencia. Por allá en 1954 en su libro Motivación y Personalidad, Maslow ya empleó el término psicología positiva. Aristóteles hace miles de años consideraba la felicidad como una vida virtuosa, de significado; y, por otro lado, Epicuro la consideraba como como una vida de placer; más tarde Erich Fromm, refresca el pensamiento de Aristóteles manteniendo la misma esencia y dice: “El sentimiento subjetivo de ser feliz, si no es una cualidad del estado de bienestar de la persona total, no es más que un pensamiento ilusorio sobre un sentimiento y no tiene ninguna relación con la felicidad auténtica. (Fromm 1960: 183). Esto me hace mucho sentido. Las religiones, que independientemente de sus creencias como el hinduismo, el budismo, el judaísmo, el cristianismo y el islamismo, entre otros, también se pronuncian sobre la felicidad ahilándola en hacer lo correcto, lo justo, en vivir haciendo el bien a los demás, a cultivar hábitos como el trabajo, la honestidad y la generosidad. Todas las religiones enseñan a sus fieles a desechar la mentira, el robo, los vicios, porque destruyen la vida y acarrean desgracias. Puedo decir también, que amén de la base científica, de las investigaciones de la Psicología Positiva, y por mi vida misma, la espiritualidad es un eje fundamental en la felicidad. No menos importante mencionar que las prácticas orientales milenarias que hoy tienen una influencia fuerte en este tema, ya lo hacían bajo el lema de que la felicidad es un estado mental que te permite apreciar y gestionar cualquier cosa: Lo creo.  El tema político no es ajeno a la Felicidad, Bután, por ejemplo, un país al sur de Asia, fue el primero en el mundo en cambiar la tradicional medición del Producto Interno Bruto (PIB) por el de Felicidad Nacional Bruta (FNB), innovador concepto que actualmente tiene al país como el más feliz de Asia y que incluso se tomó la agenda de la ONU como la nueva fórmula para medir el bienestar de los pueblos. Fruto de esas prácticas, ya ha y muchos gobiernos como Noruega, Dinamarca, Suiza, Finlandia, entre otros, donde la felicidad hace parte de la agenda pública. Nosotros en Latinoamérica estamos dando pasos de bebe, pero firmes en el proceso en países como Chile, México, Brasil, Costa Rica y por supuesto Colombia.

Puedes enloquecer leyendo todo lo que existe sobre la Felicidad, de hecho, al teclear en Google la palabra “felicidad”, se muestran cerca de 140.000.000 de resultados (0,59 segundos), sin decir que yo podría seguir escribiendo horas enteras sobre este tema que me apasiona. Se encuentran fórmulas, hábitos, estrategias, libros, películas, documentales, videos, frases, fotografías, veo como los consultores, coaches, angeólogos, conferencistas han venido incorporando la felicidad en su discurso, ...en definitiva, todo un delicioso menú entre lo escéptico y lo académico.

Desde lo académico, Martin Seligman, Christopher Peterson, Mihaly csikszentmihalyi, Sonja Lyubomirsky, Santiago Vázquez, Tal Ben Shajar, Bárbara Fredickson, Eduard Punset, Kim Cameron, David Cooperrider, Margarita Tarragona, Carmelo Vázquez, Jeff Olson, Swan Anchor, Ed Dienner, Richard Davinson, Estanislao Brachrach, sólo por mencionar algunos de la Psicología Positiva y la Neurociencia, tiene un arsenal de serias investigaciones y evidencias al respecto.

Entonces, pudiéramos decir que antes de hablar de felicidad, primero tendremos que centrar cuál es el propósito del ser humano, y la felicidad consistirá en realizarla bien a lo largo de nuestras vidas haciendo parte de un sistema. En mi juicio y en el ejercicio de promover, divulgar e implementar la Felicidad en los diferentes ámbitos de la sociedad en el marco de la Psicología Positiva y al Biología del Cerebro, vivo la felicidad como un estado permanente valiéndome de mis fortalezas para sortear la vida como padre, esposo, socio, hijo, hermano, amigo y consultor.

Finalizar este post con varias cosas me han llamado profundamente la atención sobre la felicidad y por eso decidí en algún momento, además de la Psicología Positiva, hacer una inmersión profunda en la biología del cerebro para entender un poco más acerca de esos juicios.

1.  El común denominador de las respuestas que encontraba siempre que se hablaba de la felicidad era: “mi felicidad es mi felicidad”, “es un tema muy personal”, “Usted que me viene a hablar de felicidad cuando tengo semejantes problemas”, etc.  A causa de ese concepto sobre la felicidad, he visto a ciento de personas llevarse por delante a los demás; hacer daño incluso sin ser consciente de ello, echar raíces esperando la casa, el carro, la beca, casarse, y así, infinitas creencias irracionales que lo único que han hecho es dejar de vivir el presente y sabotear el “futuro”.

2.  Otro de las cosas que me han hecho reflexionar sobre el tema de la felicidad es que el mismo Dr. Seligman dice que “el dinero no da la felicidad”.  El asunto con el dinero no es estigmatizarlo ni lo millonario que tú seas, sino la relación que tienes con él. ¿Para qué utilizas el dinero? No necesitas “despojarte” del dinero para parecer feliz. Más bien, establecer una relación con tus bienes para buscar experiencias que te den bienestar y, sobre todo, invertir en cosas que generen beneficio a la sociedad.

3.  “Cómo me vas a hablar de felicidad con tanta desigualdad, injusticia, guerras…”. No podemos esperar cambios mundiales si no empezamos por los cambios individuales. ¿Cómo aportamos a la igualdad, por ejemplo?

4.  “Yo soy feliz haciendo lo que quiero y no me dejo contagiar por la gente negativa”. Esta afirmación también hace parte de las posiciones egoístas y la ausencia de empatía, no pensando en que debemos hacernos cargo de la felicidad de los demás, sino más bien, permitir al otro evolucionar y legitimarlo como un ser humano.

5.  “Yo trato de alejarme de las emociones negativas”. Somos humanos y esas emociones son inevitables, la felicidad justamente nos enseña a gestionarlas. La emoción positiva no es la causa directa de una conducta sino consecuencia de esta per sé. No se puede ignorar que, en situaciones de emotividad negativa, las personas pueden dar lo mejor de sí, solucionar problemas acuciantes con mayor creatividad y logro… por no citar el viejo adagio de que en las crisis se tienen las mejores ideas. Csikszentmihalyi profundiza magistralmente en el crecimiento postraumático.

Y así, con todos estos antecedentes me hospitalice en la felicidad para aprender a aflorar mi mejor ser e inspirar y entrenar a los demás para que lo encuentren. En definitiva, la felicidad es mi apuesta como aporte a la transformación por una Colombia Feliz, de la misma manera que la tienen otras personas con la misma intensión desde otras respetables orillas: La idea es SUMAR. 

Me alegra profundamente ver cómo hoy son cada vez más personas que se suman a esta iniciativa, bajo cinco premisas apalancadas por la ciencia de la felicidad: 1. Los demás importan. 2. Nada sucede sin que intervenga el cerebro. 3. El descubrimiento y cultivo de las fortalezas del carácter. 4. Vivir con propósito desde una postura ética. 5. Alimentar, entre muchas cosas que nos da felicidad, la gratitud, la compasión y el optimismo.

¡Mi pasión por la Felicidad (si, la llamo frontalmente como es sin intentar disfrazarla con otro nombre para que suene vendible) crece cada día alimentándola con más investigación rigurosa, con una coherencia autentica, ya que mi mayor reto ha sido y será difundir que somos seres relacionales y que no solamente necesitamos a las demás personas para sobrevivir, sino para vivir!

Me siento profundamente feliz de ser parte de este eje trasformador y sentir que de la mano de mi familia, socios y amigos,  he logrado ser más feliz, llegar a muchas organizaciones, al sector educativo y al deporte con estas iniciativas; haber realizado el I CONGRESO DE FELICIDAD EMPRESARIAL en Colombia el año pasado; haber desarrollado un modelo de felicidad como modelo de gestión con indicadores económicos y de bienestar, avanzar con la fundación SOMOS ARTE & DARTE, crear el Instituto de Felicidad donde pretendemos impactar a CINCO MILLONES de personas (5.000.000) con programas  de felicidad, y lo más importante, seguir con el mismo entusiasmo y pasión cada día soñando y haciendo. Una vez le escuché a Santiago Vázquez, mi amigo, mentor y mi mayor referente de felicidad, que Denise Diderot dice: “la persona más feliz es la que hace feliz al mayor número de sus semejantes” y eso me dejo una semilla en mi cerebro que cada día crece más.

Por esto y mil razones más, hoy celebro con alegría el Día Internacional de la Felicidad.

Amigos, la felicidad no se refugia solamente en las cosas que nos dan placer (hedonistas) ni solamente en las cosas que nos dan significado (Eudaimonía); es una suma de ambas. En nuestro día a día se tiene sufrimiento, alegrías y a última hora infelicidad, pero si hay una intersección donde la auténtica felicidad penetre en ese mundo, ejercerá su poder transformador y se podrá tener una felicidad quizá difícil, aguerrida, pero felicidad a pesar de todo.

Ver la vida con este cristal, me ha permitido vivir en armonía, encontrar aprendizajes y decorar el camino con mejores decisiones. 

Samuel Arias Calero / sarias@pilife.co / @pilifecol